Viaje a Jaén

jaen-peru-2

Él salió de casa, tenía que irse a trabajar. Mi padre iba rumbo a Jaén, a un pueblo algo alejado de la capital, y transportar a un grupo de personas que habían contratado sus servicios. Él nació en Cajamarca, así que pensó en quedarse por ahí un tiempo, con su familia, después de terminar el traslado de los contratantes.

El viaje partió desde el centro de Lima, en la conocida plaza rodeada de arquitectura virreinal, y que acoge diariamente a turistas de todo el mundo. Mi padre estaba en su minivan, esperando al grupo, que eran de unas 15 personas más o menos. El viaje duró unas seis horas, él los dejó en su destino, y se dispuso a seguir manejando hasta llegar al pueblo familiar.

El sueño es un enemigo para los que manejan, en especial cuando son muchas horas de viaje. Después de estar durante siete horas sentado, atento a la ondeada carretera, un aura somnolienta se apoderaba del lugar: Carlos empezó a pestañear. Por cosas de la vida, y por suerte -o ángeles de la guarda, quizás- no pasaban carros por la carretera. Él, al darse cuenta que el sueño lo estaba poseyendo de gran manera, decide que en el primer puesto que vea, de comida, combustible, o lo que sea, se detendrá a descansar. Trascurrió una hora, y él aún no veía ninguna posible parada para descansar.

Las cinco de la tarde: el cielo se empezaba a tornar de amarillo con rayones en el cielo color rojo, y las nubes estaban más nítidas que de costumbre, como si Dios las hubiera soplado desde lo alto y éstas, bajado hasta muy cerca de la tierra. Carlos paró la minivan, se dio una siesta de media hora aproximadamente, se despertó de mejor semblante y con un poco de menos sueño. Siguió manejando hasta el día siguiente, pero el sueño lo abrazó, así que se estacionó, se acomodó y durmió profundamente. Metros más allá había una curva peligrosa en la carretera, que él conocía, ya que varias veces fue parte de su camino. Cuando mi padre se disponía a encender el auto, ve pasar a un ómnibus de una conocida empresa de transportes. Carlos no le dio importancia, pues era un bus más que veía en su camino; otro carro venía al fondo, y  los perdió de vista al dar la curva.

Sin más, el avanza el auto, y lo vio todo: el ómnibus se había caído por el acantilado. Vio claramente como el bus se descarriló, y la cara de tensión de las personas. El auto que estaba detrás del ómnibus estuvo a punto de caerse también, pero derrapó y logro quedarse al borde. Carlos asustado, deja su auto, y corre a auxiliar a las personas que estaban logrando salir del bus. Nunca observó algo así en su vida, y le resultó terrible, pues si él no se hubiese dado una siesta, quizás estaría en las mismas circunstancias, sin que nadie pueda hacer por él, sólo en medio de la carretera, y sin la certeza de que su carro no fuera a explotar, recordando a su familia, y las cosas y consecuencias que seguían de eso.

Las personas que estaban dentro del bus estaban muy asustadas, tratando de sacar lo que podían de su equipaje, y Carlos solo atinaba a ayudarlos, ya que no se podía dar el lujo de tener miedo, suficiente era con las personas heridas y asustadas, que temían alguna posible explosión.

Siendo las 12.30 de la tarde, y ya casi terminada la tragedia, los bomberos y gente de los alrededores llegaron a auxiliarlos, pues la gasolina se estaba derramando, y el cualquier momento podía ocurrir una gran explosión que dejaría alrededor de 50 heridos. Carlos, algo aturdido, volvió a su auto después de ayudar, lo bomberos se encargaron del lugar y pidieron a las personas que estaban ayudando que se retiraran. Carlos se fue, siguió su camino a la casa de sus padres, que ya estaba cerca de ahí. Necesitaba descansar, y siguió manejando hasta llegar al lugar por el que vio toda la aventura. “El destino quizás aún no quiere que me vaya” pensó un poco feliz, y algo desconcertado.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s